La gestión de alquiler se ha convertido en un modelo de negocio que maximiza el valor y genera la máxima rentabilidad.

Además, si lo comparamos con otros productos de inversión, la rentabilidad bruta por alquiler destaca positivamente. Cada vez son más las personas que deciden invertir sus ahorros en el sector inmobiliario. ¿Las razones? Su seguridad, su rentabilidad y su alto potencial de revalorización entre otras. Aquí te contamos los motivos por los que invertir en el sector inmobiliario.

Le evolución del alquiler ha ido avanzando según las necesidades de la sociedad adaptándose a una demanda superior a la de años atrás. Por ello hoy en día, nos encontramos ante diferentes modalidades de alquiler en función de las necesidades del cliente:

  • Alquiler convencional
  • Alquiler pisos compartidos
  • Alquiler turístico

Pero, ¿cuál nos ofrece la mayor rentabilidad? Esto dependerá de la ubicación del inmueble y sus características. En este post descubrirás cuales son los factores para detectar inmuebles rentables.

Alquiler convencional: El alquiler de toda la vida en el que la vivienda se convierte en la casa habitual del inquilino.  Los precios del alquiler crecen de forma acelerada y cada vez son más las personas que prefieren el alquiler a la compra por lo que la ocupación no será un problema para obtener la máxima rentabilidad, siempre que el alquiler en precio de mercado.

Asimismo, ser propietario de una vivienda en alquiler ofrece diferentes ventajas fiscales como deducciones y reducciones.

Alquiler pisos compartidos: Modalidad que se incrementó tras la crisis económica y es muy habitual entre estudiantes. Se trata de alquilar las habitaciones de forma separada.

Al no ser una actividad mercantil no se necesita ninguna licencia como en los pisos turísticos. No existe ninguna regulación. Únicamente debe tener el uso residencial como en el caso del alquiler convencional. Esta modalidad es más adecuada para pisos de gran tamaño.

Oh my room! Una de las empresas líder en la gestión de pisos compartidos ofrece garantías de ocupación y contratos de larga duración asegurando el aumento de rentabilidad para los inversores inmobiliarios.

Alquiler turístico: Es un alquiler de corta estancia dedicado a estancias vacacionales. El boom del alquiler turístico ha hecho que las grandes ciudades quieran poner freno para que no reste a la vivienda residencial. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid ha suspendido durante un año la concesión de licencias a edificios residenciales de la zona Centro por ahora. Además, el nuevo borrador incluye las zonas de Chamberí, Arganzuela y parte de los distritos de Salamanca, Retiro y barrio de Argüelles.

Pese a esto, el alquiler turístico es un mercado en alza con una fuerte demanda siendo una modalidad más accesible, por lo que los pisos que no se ubiquen en estas zonas, podrán disfrutar de este modelo de negocio que ofrece grandes rentabilidades por la demanda turística.

Inversity proporciona una media de 9,6% de rentabilidad anual. Somos expertos en inversión inmobiliaria, conocemos en profundidad el sector y todas las oportunidades de adquisición y puesta en rentabilidad que ofrece.

Responder